Los 7 Chakras y su Relación con el Ayurveda y el Yoga

El cuerpo se comunica con nosotros de múltiples maneras, pero… ¿Sabemos cómo escuchar e interpretar lo que nos está diciendo? ¿Sabemos elegir aquello que es favorable para nuestro organismo? ¿Cuáles son nuestras necesidades físicas y mentales?  El autoconocimiento que nos proporciona el Ayurveda como la base del Yoga, tiene un valor incalculable para nuestra salud y bienestar.

Cada órgano del cuerpo que forma un sistema y que está a su vez relacionado con otros órganos y sistemas tiene una conciencia propia impregnada por nuestras pautas de pensamiento, es decir, por nuestra manera de pensar que refleja directamente nuestro nivel de conciencia o desarrollo de nuestra alma.

La palabra en sánscrito chakra significa literalmente “rueda”. Son centros energéticos en donde se condensa, circula y gira el prana (energía vital). Cada uno representa un estado particular de conciencia, y además son puntos de unión entre cerebro y glándulas con su respectiva producción de hormonas. Esto quiere decir que todo lo que afecta al cuerpo afecta a la mente y viceversa.

El ser humano es un ser psicosomático, formado ante todo por una mente que proyecta a su cuerpo físico .Partiendo de esta realidad, desde el punto de vista del Ayurveda somos 3 cuerpos (físico, sutil y causal). Estos 3 cuerpos están superpuestos e interconectados. Por lo tanto el proceso de equilibrar los siete chakras principales del cuerpo sutil nos dirige naturalmente a una mayor conciencia de Dios dentro de nosotros. Comenzando a equilibrar el primer chakra raíz muladhara se activa un proceso por medio del cual las cualidades y energías de ese chakra ascienden o se proyectan hacia arriba alcanzando al siguiente centro de energía, en este caso, el segundo chakra, svadisthana, esto ocurre progresiva y sucesivamente hasta llegar al séptimo chakra o chakra corona, donde se juntan la energía material con la espiritual. El sistema de chakras ubicado en nuestro cuerpo sutil (a lo largo de Sushumna nadi) convierte a nuestra columna vertebral en el centro de nuestra esencia y realidad. Este es el proceso que nos transforma en un ser espiritual, donde dejamos de ser un yo humano atascado en los deseos del Ego y pasamos a la dimensión de lo divino, conscientes de la unidad con Dios y del poder del Amor. Este es el objetivo del Yoga, llevarnos hacia la autorrealización del Ser a través de sus ocho ramas comenzando por una Actitud Yóguica, eligiendo un camino que nos lleve a una acción correcta (Dharma), y sustentando todo este proceso en la purificación del cuerpo y de la mente que nos proporciona el Ayurveda, a través de sus herramientas como: Alimentación sáttvica, satsanga, Pratyahara, mantras, meditación, entre otras…

En este camino de la vida en donde cada uno de nosotros está viviendo su particular proceso hacia la autorrealización, debemos ser cada vez más conscientes de los hábitos (pensamientos y acciones) que constituyen nuestro estilo de vida, ya que son estos la base fundamental para permitir que nuestro yo humano ciego de ego, logre transformarse en nuestro yo espiritual vidente de luz.

“La persistencia garantiza que los resultados sean inevitables.”  Paramahannsa Yogananda

 

 

 

Los 7 Chakras y su Relación con el Ayurveda y el Yoga

El cuerpo se comunica con nosotros de múltiples maneras, pero… ¿Sabemos cómo escuchar e interpretar lo que nos está diciendo? ¿Sabemos elegir aquello que es favorable para nuestro organismo? ¿Cuáles son nuestras necesidades físicas y mentales?  El autoconocimiento que nos proporciona el Ayurveda como la base del Yoga, tiene un valor incalculable para nuestra salud y bienestar.

Cada órgano del cuerpo que forma un sistema y que está a su vez relacionado con otros órganos y sistemas tiene una conciencia propia impregnada por nuestras pautas de pensamiento, es decir, por nuestra manera de pensar que refleja directamente nuestro nivel de conciencia o desarrollo de nuestra alma.

La palabra en sánscrito chakra significa literalmente “rueda”. Son centros energéticos en donde se condensa, circula y gira el prana (energía vital). Cada uno representa un estado particular de conciencia, y además son puntos de unión entre cerebro y glándulas con su respectiva producción de hormonas. Esto quiere decir que todo lo que afecta al cuerpo afecta a la mente y viceversa.

El ser humano es un ser psicosomático, formado ante todo por una mente que proyecta a su cuerpo físico .Partiendo de esta realidad, desde el punto de vista del Ayurveda somos 3 cuerpos (físico, sutil y causal). Estos 3 cuerpos están superpuestos e interconectados. Por lo tanto el proceso de equilibrar los siete chakras principales del cuerpo sutil nos dirige naturalmente a una mayor conciencia de Dios dentro de nosotros. Comenzando a equilibrar el primer chakra raíz muladhara se activa un proceso por medio del cual las cualidades y energías de ese chakra ascienden o se proyectan hacia arriba alcanzando al siguiente centro de energía, en este caso, el segundo chakra, svadisthana, esto ocurre progresiva y sucesivamente hasta llegar al séptimo chakra o chakra corona, donde se juntan la energía material con la espiritual. El sistema de chakras ubicado en nuestro cuerpo sutil (a lo largo de Sushumna nadi) convierte a nuestra columna vertebral en el centro de nuestra esencia y realidad. Este es el proceso que nos transforma en un ser espiritual, donde dejamos de ser un yo humano atascado en los deseos del Ego y pasamos a la dimensión de lo divino, conscientes de la unidad con Dios y del poder del Amor. Este es el objetivo del Yoga, llevarnos hacia la autorrealización del Ser a través de sus ocho ramas comenzando por una Actitud Yóguica, eligiendo un camino que nos lleve a una acción correcta Dharma, y sustentando todo este proceso en la purificación del cuerpo y de la mente que nos proporciona el Ayurveda, a través de sus herramientas como: Alimentación sáttvica, satsanga, Pratyahara, mantras, meditación, entre otras…

 

En este camino de la vida en donde cada uno de nosotros está viviendo su particular proceso hacia la autorrealización, debemos ser cada vez más conscientes de los hábitos (pensamientos y acciones) que constituyen nuestro estilo de  vida, ya que son estos la base fundamental para permitir que nuestro yo humano ciego de ego, logre transformarse en nuestro yo espiritual vidente de luz.

“La persistencia garantiza que los resultados sean inevitables.”  Paramahannsa Yogananda

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s